Resistencia al cambio en las organizaciones.

Por Teresa Briceño Leyva 28 de septiembre de 2020

 

El cambio es inevitable, sucede en la naturaleza, en las empresas, en las relaciones sociales y humanas entre muchos otros aspectos de la vida y el mundo. El cambio a su vez es deseable, porque nos permite innovar, crear, modificar ideas para satisfacer nuevas demandas. 

Una de las necesidades más grandes que tenemos como individuos es sentirnos importantes, saber que somos parte del cambio, del proceso. 

Dentro de las mayores dificultades del cambio es la resistencia a este, temer al cambio por falta de conocimientos, por tener dudas de cómo deben funcionan los procesos dentro de la organización, cambiar la manera de comunicarnos con los demás colaboradores, con los proveedores, con el mercado, con los clientes, cuando estos cambios se quieren realizar son rechazados o resistidos. 

 

¿Qué es lo que lleva a la gente a rechazar los cambios si son tan necesarios? 

Nuestros procesos biológicos: El cerebro genera un sistema de recompensa cuando realiza repetidamente la misma rutina, dándonos satisfacción con nuestra manera de proceder segrega la hormona dopamina cuando tenemos una acción repetida que nos brinda cierto grado de placer. Cuando tenemos que cambiar estas rutinas, el cuerpo se resiste y se manifiestan cambios de humor, estrés, enfado y miedo por la falta de costumbre a lo nuevo. 
 

¿Cómo se puede gestionar un proceso de cambio para que los involucrados tengan mayor soporteatención y respaldo por parte de los gerentes o jefes? 

Es necesario que los líderes dentro de la organización ofrezcan paciencia y empatíapues el rendimiento y los errores van en direcciones contrarias, es decirbaja el rendimiento y aumentan los errores, hasta que se vea una disminución en los errores y el rendimiento se eleve progresivamente. 

 


 

Teresa Briceño Leyva 



Correo: terebriceno84@gmail.com

Teléfono: 5554521585