Estrés Laboral, Covid-19 y Nom-035

Por María Esther Sánchez Delgado 18 de noviembre de 2020

La implementación de la NOM-035 creada por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, es obligatoria y se compone de dos etapas, la primera inició en octubre del año pasado con la difusión de la información entre los trabajadores, y la segunda etapa comenzó el 23 de octubre de este año y es aquí donde las empresas deben identificar y analizar los factores de riesgo psicosocial, evaluar el entorno laboral, practicar exámenes médicos y crear un plan con las medidas y acciones de control.

La norma se encarga de analizar y evaluar las condiciones en las que se desarrollan las actividades laborales, no analiza el perfil psicológico del trabajador.

El estrés laboral es cada vez más frecuente y afecta al trabajador tanto en el bienestar físico como en el psicológico, lo cual deteriora el clima organizacional.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) “el estrés relacionado con el trabajo es un patrón de reacciones que ocurren cuando los trabajadores confrontan exigencias ocupacionales que no corresponden a su conocimiento, destrezas o habilidades y que retan su habilidad para hacer frente a la situación.” 

El desequilibrio entre las exigencias ocupacionales y los recursos del entorno o personales con los que cuenta el trabajador provoca que se presenten ciertas reacciones que pueden abarcar:

  • Respuestas fisiológicas (aumento del ritmo cardiaco o de la presión arterial, hiperventilación, secreción de adrenalina o cortisol)

  • Respuestas emocionales (irritabilidad, nerviosismo)

  • Respuestas cognitivas (limitaciones en la atención y percepción, falta de memoria)

  • Reacciones conductuales (agresividad, conductas impulsivas, cometer errores).

De acuerdo con datos de la OMS, el 75% de los mexicanos se encuentran afectados por el estrés laboral, este porcentaje es superior al que tienen países como China (73%) y Estados Unidos (59%). Esto representa un factor de riesgo psicosocial cuyas consecuencias serán la principal causa de baja laboral.

Aunado a lo anterior, y desde que el COVID-19 apareció en nuestras vidas, surgió el temor y la ansiedad por la nueva enfermedad, además, la mayoría de los trabajadores sufrieron cambios radicales en el entorno laboral, pero lo que no cambió fue la intensidad en el trabajo. Por lo tanto, en la actualidad el trabajador debe hacer malabares para coordinar las responsabilidades de tiempo completo a las que se enfrenta: la vida familiar, el estrés por confinamiento, el temor por la salud propia y de los seres queridos, la situación financiera y/o laboral y hasta los cambios en patrones de sueño y alimentación. ¡El agotamiento es mayor que nunca!

Cuando estamos en estado de estrés generalmente estamos tensos, preocupados, menos atentos y por lo tanto somos menos eficientes en la realización de las tareas laborales.

El estrés laboral puede manifestarse de dos formas:

  • Adicción al trabajo. 

  • Síndrome de Burnout.

La adicción al trabajo se incrementa con la tecnología, y se manifiesta en trabajadores que sienten un gran compromiso con la organización. Estas personas suelen desarrollar estrés, problemas personales y familiares, así como cierto tipo de enfermedades (gastritis, colitis, problemas cardiovasculares e insomnio).

El Síndrome de Burnout se manifiesta con agotamiento físico, emocional y mental, por lo que los trabajadores pierden interés por sus tareas, y muestran una disminución en su autoestima, lo cual los puede llevar a presentar profundas depresiones.

No lo olvides, para prevenir y controlar los factores de riesgo psicosocial en las organizaciones es que surge la NOM-035 por parte de la STPS, y la segunda etapa de su implementación ya comenzó!



Correo: mesther@haces-ih.com.mx

Teléfono: 5554521585