Política de Prevención de Riesgos Psicosociales: ¿Quién debe contar con ella?

Por María Esther Sánchez Delgado 12 de enero de 2021

La Nom-035 tiene como objetivo establecer los elementos para identificar, analizar y prevenir los factores de riesgo psicosocial, y promover un entorno organizacional favorable en los Centros de Trabajo. Pero, ¿cuáles son los factores de riesgo? ¿Y qué es un entorno organizacional favorable?

La Nom-035 y el Reglamento Federal de Seguridad y Salud en el Trabajo explican:

Entorno Organizacional Favorable es en el que se fomenta el sentido de pertenencia de los trabajadores a la empresa, la clara y precisa definición de responsabilidades para los trabajadores, la participación proactiva y la comunicación entre los trabajadores y la justa y adecuada distribución de las cargas de trabajo con jornadas de trabajo regulares.

Factores de Riesgo Psicosocial son aquellos que pueden causar trastornos de ansiedad, trastornos no orgánicos del ciclo sueño-vigilia, de estrés grave, de adaptación como resultado de las funciones del puesto de trabajo, del tipo de jornada y de la exposición a acontecimientos traumáticos severos o actos de violencia laboral al trabajador por el trabajo desarrollado, así como el hostigamiento o acoso que pueda dañar su integridad o salud.

Uno de los requisitos para cumplir con los objetivos de la Nom-035 es contar con una Política de Prevención de Riesgos Psicosociales.

Esta política es la declaración de principios y compromisos que establece el patrón para prevenir: los factores de riesgo psicosocial, la violencia laboral, y la promoción de un entorno organizacional favorable. La finalidad es desarrollar una cultura en la que se procure el trabajo digno o decente, y la mejora continua de las condiciones de trabajo.

Cada Centro de Trabajo tiene la responsabilidad de elaborar su propio Política de Prevención de acuerdo a sus condiciones y sus posibilidades.

Para que esta política empresarial sea práctica y útil es esencial que cuente con ciertas características:

  • Está basada en la ideología propia de la empresa.

  • Ser lo suficientemente clara y específica de manera que no contenga ambigüedades y las cuestiones que se aborden estén bien definidas.

  • Redactarse con un lenguaje sencillo y simple, de manera que sea fácil de entender para todos los trabajadores para los que aplica.

  • Ser relevante y útil para los objetivos y las necesidades de la organización, y alinearse a los valores de la empresa.

  • Tomar en cuenta las capacidades que tienen para cumplirla.

  • Tener un amplio alcance, es decir, deberá ser inclusiva e integradora de manera que no existan distinciones entre niveles jerárquicos.

En resumen, deberá ser un documento conciso, en el cual se detallen de manera clara los procedimientos para cumplir los puntos establecidos.

Y lo más importante es que la organización se comprometa a cumplirla!


María Esther Sánchez Delgado.

Correo: mesther@haces-ih.com.mx

Teléfono: 5554521585